12.7.16

Apareciches!

A veces bótote máis de menos catro días que dúas semanas. Todo depende do vento que zoe e do que te necesite. Hoxe chegaches ao meu rescate para levar ó porto o barco no que naufragaba á deriva. Eu, náufraga, esperaba xa con pouca esperanza o momento en que me abrazaras.
Pero cando espertei xa estaba ao teu carón. Estabamos deitados na cama e cando abrín os ollos déchesme un bico na fronte. Deses bicos que eu digo que son especiais, que non se lle dan a todo o mundo. Son sinceros, con cariño e dozura. E desta vez non me fixo falta soñar que durmía entre os teus brazos, porque alí estaba. 

2 comentarios:

Victoria dixo...

Me parece un texto precioso y triste a la vez, me ha hecho recordar a una persona y me ha transmitido mucho, y creo que eso es lo mas importante al escribir.
Un beso :3

María Perlada dixo...

Esos besos tan especiales que se pueden sentir incluso hasta en sueños, son esos besos que acarician el alma y hacen brotar la vida, esos besos que dejan sin aliento.

Precioso tu texto, Re menor, me ha encantado.

Gracias por tu lindo comentario en mi blog, es un honor para mí recibir tus huellas.

Un beso.

Os que me seguen