18.5.20

pito galego (instrumento musical) - desaparafusador (destornillador) - televisión



Este relato foi escrito a través de tres palabras soltas que alguén me dou. Se alguén quere darme outras tres, escribirei un novo relato a partir delas. No primeiro comentario deixo a tradución para quen prefira lelo en castelán.


Chovía como non vira chover nunca. Volvía á casa despois dunha xornada de traballo moi longa. Tivera que facer a quenda da miña compañeira porque sufrira un accidente doméstico. Así lle chamaban agora a que o teu home tivese a man moi solta.
Antes de comezar unha guerra ninguén a ve vir. Se así fose, non comezaría. Nós tampouco a vimos vir. Non fomos capaces de prever que iría a peor. O medo de algunhas, para outras era esaxerado. A pesar do número de vítimas anuais que ía en aumento, cada vez máis de nós tíñamos un soldo igualado e o acceso a postos de traballo que antes eran impensábeis. Eu conseguira traballo nun bufete de avogados dos máis importantes da Coruña, fun a primeira muller en conseguir aquel posto. O único problema era que a miña familia e o meu home non compartían o meu entusiasmo. Avergoñábanse de min. O día que firmara o contrato saíra na televisión de Galicia no telexornal das 21:00. Toda a comunidade me vira, incluso chegaron a quitarme en portada na Voz de Galicia. A miña cara era coñecida para todos.
Eu tiña que agradecer que pese ás pegas do meu home, nunca me levantase a man. Discutíamos. Máis ben berraba el e eu escoitaba e calaba. Todo valía para comezar unha guerra. A última delas foi cando quixen airearme ensaiando un par de pezas. Tocaba o pito galego dende pequena e servíame para liberar un pouco a mente do traballo e dos problemas domésticos. Aquel día non sei que pasou, por que lle molestou tanto. Entrou no cuarto e comezou a berrar moi alterado. Doulle unha patada a unha banqueta, arrancoume o pito da man dun golpe, colleume dos pelos e tiroume na cama. Comezou a golpear a almofada con rabia, insultándome, chamándome anaco de merda, filla de puta, cadela... eu tiña a cara tapada para protexerme. Abrín un pouco os ollos para ver por entre os dedos das mans. Sacou un desaparafusador do peto traseiro do pantalón e ensinoumo. Espiume con rabia, tirou a miña roupa ao chan e pasou o desaparafusador polo medio dos meus peitos.
-         A próxima vez non será solo para acariñarche.

7 comentarios:

  1. Llovía como no había visto nunca llover. Volvía a casa después de una jornada de trabajo muy larga. Había tenido que hacer el turno de mi compañera porque ella había sufrido un accidente doméstico. Así le llamaban ahora a que tu marido tuviese la mano un poco suelta.
    Antes de empezar una guerra, nadie la ve venir. Si así fuese, no comenzaría. Nosotras tampoco la vimos venir. No fuimos capaces de prevenir que iría a peor. El miedo de algunas para otras era exagerado. A pesar del número de víctimas anuales que iba en aumento, cada vez más de nosotras teníamos un sueldo igualado o el acceso a puestos de trabajo que antes eran impensables. Yo había conseguido trabajo en un bufete de abogados de los más importantes de A Coruña, fui la primera mujer en conseguir aquel puesto. El único problema era que mi familia y mi marido no compartían mi entusiasmo. Se avergonzaban de mí. El día que firmé el contrato había salido en la televisión de Galicia, en las noticias de las 21:00. Toda la comunidad me había visto, incluso llegaron a sacarme en portada en La Voz de Galicia. Mi cara era conocida para todos.
    Tenía que agradecer que pese a las pegas de mi marido, nunca me hubiera levantado la mano. Discutíamos. Más bien el gritaba y yo escuchaba. Todo valía para comenzar una guerra. La última de ellas fue cuando quise airearme ensayando un par de canciones . Tocaba el pito gallego desde pequeña y me servía para liberar un poco la mente del trabajo y los problemas domésticos. Aquel día no sé qué pasó, por qué le molestó tanto. Entró en el cuarto y empezó a gritar muy alterado. Le dio una patada a una banqueta, me arrancó el pito de la mano de un golpe, me cogió de los pelos y me tiró en la cama. Comenzó a golpear la almohada con rabia, insultándome, llamándome hija de puta, perra… tenía la cara tapada para protegerme. Abrí un poco los ojos para ver por entre los dedos de las manos. Sacó un destornillador del bolsillo trasero del pantalón y me lo enseñó. Me desvistió con rabia, tiró mi ropa al suelo y pasó el destornillador por el medio de mis pechos.
    - La próxima vez no será solo para acariciarte.

    ResponderEliminar
  2. Me has recordado a Moncho Borrajo quien con unas palabras dadas escribía una poesía. Hay que ser muy hábil para hacerlo, ya cuesta escribir sin directrices así que si encima hay pautas es mas complicado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una preciosa entrada, muy dura, con hálito de violencia planeando todo el rato, y un final que es un aviso.

    Muy bueno. Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  4. Moi logrado, nivel Simone Biles... algo brutiño iso si... especialmente o detonante "do pito", dalle un certo toque áspero a algo que iba como a seda...

    ResponderEliminar

Grazas!